« Es sólo una etapa, pronto pasara », asegura mi loquero, aunque yo no sé si quiero que pase. Estoy descubriendo además, que es cómodo relamerse las heridas. Después de todo, los tristes no estamos obligados a nada.
Adela Celorio